Diálogo cuerpo & mente. Ejercicio y equilibrio emocional


 ¿Sabes cómo hablar con tu cuerpo?


Hacer ejercicio es al cuerpo lo que una conversación entre dos personas es a la mente. La única diferencia es que durante el tiempo que realizamos ejercicio estamos conversando con nosotros mismos.

Dialogando con tu gente


Diálogos cuerpo-mente. Método Cronos
Toda conversación o diálogo entre dos personas se establece con un propósito definido. La atención prestada durante la misma será productiva o improductiva en función de la intención y consciencia con la que se aborda dicha conversación.

Fácilmente podemos observar como todas las interacciones verbales que mantenemos en el ámbito de las relaciones sociales y personales pueden integrarse dentro de estas tres categorías:

Mantenimiento emocional/inconsciente. (hablar por hablar).
Mantenimiento diario/físico/imagen personal.
Mantenimiento de fondo/actualizaciones/cambios etapa.

 Vamos a ver con detalle cada una de estas categorías:


1.  Mantenimiento emocional o inconsciente o (hablar por hablar). Hay conversaciones banales e insustanciales que no nos llevan a ninguna parte y que se inician en su mayor parte para eliminar tensiones. Estas conversaciones tienen un alto riesgo de acabar en conflictos, roces o pequeñas discusiones ya que se inician al coincidir en un mismo espacio personas no afines o personas afines pero con conflictos de intereses. Basta con tener una prioridad diferente para que estos conflictos de intereses aparezcan.

2.  Mantenimiento diario/físico/imagen: en este apartado se dan la mayoría de conversaciones que podríamos llamar de corte «genérico». Se establecen para actualizar en el día a día y de manera informal con personas afines o conocidas. Aquí se incluyen todas las conversaciones relacionadas con el tiempo o las rutinas cotidianas: ¿Qué tiempo hace?, ¡qué buen día! ¡Qué frió o que calor!; ¿Has descongelado el pan? ¿Has bajado la basura? ¿Has visto el programa tal en la tele? ¿Te ha gustado?, Etc. Su función es impedir que nos quememos mientras estamos parados a la espera de tiempos mejores y forman parte del protocolo social de buenas maneras.  En este protocolo se observa la imagen típica de varias personas en un ascensor esperando su turno para entrar o salir, la de vecinos en un portal poniéndose al día, compañeros en la pausa del café, etc.

3.  Mantenimiento de fondo/actualizaciones/cambios etapa: por último están las conversaciones formales relativas a los protocolos familiares y sociales en las que se comunican los asuntos importantes. Aquellos que suponen o pueden suponer cambios importantes para el espacio familiar, laboral o social que compartimos.

Dialogando con tu cuerpo


Diálogos cuerpo-mente. Método Cronos

Las conversaciones con nuestro cuerpo, la forma en la que vemos y ejecutamos el tiempo de ejercicio en nuestra vida, reflejan fielmente las pautas de relación y comunicación verbal que mantenemos con los demás.

En la medida que tenemos más problemas de comunicación, más necesitado estará nuestro cuerpo de atención en relación al tema mantenimiento físico.

Tener una rutina personalizada que te ayude a ponerte al día contigo mism@ garantiza que tuvida laboral y personal fluyan en armonía.


 Vamos las diferentes formas con las que puedes comunicarte con tu cuerpo:


1.  Mantenimiento emocional o inconsciente. Aquí encontramos a las personas que «dialogan con su cuerpo» con la única intención de quemar las tensiones que van acumulando a lo largo del día. Aunque realmente es un monólogo ya que no suelen tener en cuenta las necesidades de su cuerpo y lo único que quieren es eliminar su malestar sin saber de dónde proviene. Son personas que hacen ejercicio porque al finalizar la sesión se encuentran emocionalmente mejor aunque su cuerpo suele quedarse para el «arrastre». Con esta práctica lo único que se consigue es desgastar órganos y funciones hasta llegar al agotamiento del sistema y es en este apartado donde se producen más lesiones y problemas relacionados con la práctica del ejercicio.

2.  Mantenimiento físico/imagen. Luego están las personas que realizan rutinas de mantenimiento físico con regularidad y que tienen un objetivo concreto en mente: perder peso, rehabilitar una lesión, evitar dolores de espalda, mantenerse saludables, etc. En este apartado se sitúa una mayoría de personas que piensan que el ejercicio es bueno para la salud y lo incorporan como una «obligación» más de las que el programa cultural establecido nos propone. El problema es que el cuerpo no escucha o reconoce como suyo aquello que él mismo no pide y para él el hacer ejercicio no forma parte de una terapia, ni de una gimnasia, ni mucho menos de una fórmula para perder peso. Para que los beneficios de estas rutinas permanezcan en el tiempo y lo que es más importante se vivan como una fuente de placer el diálogo con el cuerpo ha de ser constante y esto significa PRINCIPALMENTE, que no lo viva como una rutina. Que sea él quien dé las órdenes y esto no es posible sin una reeducación emocional y corporal adecuada.

3.  Mantenimiento holístico. La tercera vía está poco explorada y consiste en hablar con el cuerpo de tú a tú exponiéndole tus necesidades con claridad a la par que configuras tu mente para que aprenda a escuchar las respuestas que el cuerpo te ofrece cuando le hablas en esta forma. Este proceso no forma parte de la educación que habitualmente se recibe por lo que se necesita reeducar por completo la forma de interactuar cuerpo y mente.

Mejor aprende de la mano de un experto


Es un trabajo inmensamente enriquecedor para el que no hay recetas que sirvan a todo el mundo por eso mi recomendación, si tienes problemas de mantenimiento físico/corporal es que contactes con un terapeuta experto en reeducación corporal que tenga en cuenta la relación cuerpo/mente/emociones.

Lo que sí que puedo afirmar es que una vez finalizado el proceso de integrar cuerpo/mente y con tus sentidos puestos al día, el diálogo con tu cuerpo se hace fluido y natural. Llegado a este punto basta con alguna que otra conversación (pautas básicas de las que habitualmente se disfrutan en el tiempo libre y de ocio) para mantener tus constantes vitales al día y en plena forma.


Cine y superación personal


🎬 En la película '50 primeras citas' puedes de forma sencilla cómo el cuerpo guarda memoria de lo experimentado.



UNA CUESTIÓN DE TIEMPO. CINE Y PAREJA. MÉTODO CRONOS


Título original: 50 First Dates
Año: 2004
Duración: 99 min.
País: Estados Unidos
Director: Peter Segal


 La primera vez que vi esta película no pude dejar de llorar a 'moco tendido' con la escena final. He vuelto a verla en varias ocasiones y sigue emocionándome aunque ya no se me cae la lagrimilla. No te la cuento para no quitarle la gracia. 


  Puedes verla como una simple comedia romántica o quizás, como me pasa a mí cada vez que la veo, veas en ella la magia que esconde nuestro cuerpo. Magia que hace que él sepa antes que nosotros si amamos u odiamos y que podamos recuperar parte de la memoria perdida si reabrimos el diálogo con nuestro cuerpo.




 SUPERARSE consiste en ser capaz de enfrentar cada día los retos que la vida adulta supone: mantenerte sano y equilibrado, de buen humor, gozar de tu familia, de tu pareja, de tu trabajo..., y todo ello sin que el proceso te exija hipotecar todo tu tiempo o tu dinero ya que no tendría sentido.


Si te interesa la vida natural y sencilla, la vida en pareja, el desarrollo personal, el vivir cada día en paz y con armonía...¡Este es tu espacio!

¡Saludos y hasta pronto!   

CONTACTA. CONSULTA HOLÍSTICA CRONOS



Si quieres solicitar una consulta, puedes ponerte en contacto con nosotros en el 617 925 097 / 96 277 20 63 o envía un mail a:

cronos@metodocronos.es







©

Maira Gall / adaptada por Método Cronos / Aviso legal / Política de privacidad